14
May

Un hecho prodigioso

   Escrito por: Brujita   en Cuentos

Se cuenta de un hombre de Bagdad que vivía en completo desahogo y tenía grandes riquezas. Pero éstas se le agotaron, su situación cambió y se quedó sin nada consiguiendo comer sólo a costa de grandes esfuerzos. Cierta noche mientras dormía cohibido y amedrentado vio en sueños a una persona que le decía: “¡Tu fortuna se encuentra en el Cairo!!Ve, corre a buscarla!”
Emprendió el viaje al Cairo, llegó al atardecer y fue a dormir en una mezquita. Cerca de la mezquita había una casa y Dios (¡ensalzado sea!) dispuso que una partida de ladrones entrase en la mezquita para asaltar la casa. Los habitantes de esta se despertaron al oír el movimiento de los ladrones y empezaron a chillar. El Valí de la ciudad y sus hombres acudieron a auxiliarles. Los ladrones huyeron. El Valí entró a la mezquita y encontró dormido al bagdadí. Le detuvo y le hizo azotar golpes muy dolorosos hasta que estuvo a punto de morir. Le encarceló y estuvo tres días en prisión. Después le hizo comparecer y la preguntó: “¿De qué país eres?” “De Bagdad” “¿Y qué motivos te han traído a El Cairo?” “He visto en sueños a una persona que me decía: – Al llegar a El Cairo me he dado cuenta de que la fortuna prometida eran los azotes que me has mandado dar”. El Valí se rió de buena gana dejando al descubierto sus molares. Le dijo: “Hombre de poco entendimiento, yo he visto en sueño tres veces a una persona que me decía: – Yo, a pesar de esto, no me he movido y tú, tonto, has emprendido el viaje de una ciudad a otra por una visión que has tenido en el curso de una pesadilla. Le dio a continuación unos dírhems y le dijo: “Utilízalos para regresar a tu cuidad”.
Sahrazad se dio cuenta de que amanecía e interrumpió el relato para el cual le habían dado permiso. Cuando llegó la noche trescientas cincuenta y dos refirió:
Me he enterado, ¡oh rey feliz! de que tomó los dírhems y regresó a Bagdad, pues la casa que el Valí le había descrito era la suya propia. Al llegar al domicilio cavó debajo del surtidor y encontró una gran riqueza. De este modo Dios le dio un gran tesoro. Este es un caso prodigioso.

LAS MIL Y UNA NOCHES. NOCHE 351.


1 Excaso2 Mejorable3 Me ha gustado4 Muy Bueno5 Excelente (votos: 2 · puntuación: 3.50)
aun no has votado ¿aún no has votado?
Loading...Loading...

Tags: , , , , , , , , , ,

Este post fue publicado - 14 May, 2008 - 08:48 y se encuentra en la categoria de Cuentos . Puedes seguir cualquier respuesta a este post a través del RSS 2.0 feed. Puedes dejar una respuesta, or comentario desde tu propio sitio.

Deja un comentario.

Nombre (*)
Mail (no será publicado) (*)
URI
Comentario