15
Feb

Pandora

   Escrito por: Susurros   en Leyendas

Prometeo después de burlar la vigilancia de Zeus esconde y da el fuego a los hombres. Zeus se dirige a Prometeo hijo de Jápeto.

“Hijo de Jápeto, conocedor de los designios sobre todas las cosas, te alegras de haberme robado el fuego y de haber conseguido engañar mi inteligencia, ¡enorme desgracia para ti mismo y para los hombres futuros! A cambio del fuego, les daré un mal con el que todos se recreen al acariciar con cariño su propia desgracia.
Así habló. Rompió a carcajadas el padre de hombres y dioses y ordenó al ilustre Hefesto mezclar inmediatamente tierra con agua, infundirle voz y vida humana y hacer una linda y encantadora figura de doncella, semejante en su rostro a las diosas inmortales. Luego, encargó a Atenea que le ensañara sus labores: a tejer la tela de finos encajes. A Afrodita le mandó verter en torno a su cabeza sus dorados encantos: una irresistible sensualidad y los halagos cautivadores. En fin, a Hermes, el mensajero Argifonte, le encargó que la dotara de una mente cínica y un carácter voluble.
Dijo estas órdenes y aquellos obedecieron al soberano Zeus Cronida. Inmediatamente el ilustre Patizambo modeló de la tierra una imagen con apariencia de casta doncella, por voluntad del Cronida. La diosa Atenea, de ojos glaucos, le dio ceñidor y la engalanó. Las divinas Gracias y la augusta persuasión rodearon su cuello de dorados collares. Las Horas, de hermosos cabellos, la ciñeron con flores de primavera. Palas Atenea ajustó a su cuerpo todo tipo de aderezos. Y luego, el mensajero Argifonte configuró en su pecho mentiras, palabras seductoras y un carácter voluble, por voluntad de Zeus agravionamente. Le dio el habla el heraldo de los dioses y puso esta mujer el nombre de Pandora porque todos los que poseen las mansiones olímpicas le concedieron un regalo, perdición para los hombres que se alimentan de pan.
Luego que remató su espinosa e irresistible trampa, el padre despachó hacia Epimeteo al ilustre Argifonte con el regalo, de los dioses rápido mensajero.
Y no se cuidó Epimeteo de que Prometeo le había advertido no aceptar nunca un regalo de manos de Zeus Olímpico, sino devolverlo acto seguido, para que no sobreviniera una desgracia inesperada a los hombres mortales. Entonces cayó en la cuenta, cuando lo hubo aceptado y ya tenía el mal encima.
Pues bien, ocurrió que hace tiempo los grupos humanos vivían sobre la tierra libres de males y exentos de duro trabajo y las enfermedades amargas, que acarrean la muerte a los hombres, pues es en medio de la desgracia cuando de repente los hombres empezaron a envejecer. Pero aquella mujer, al quitar con sus manos la tapa de una jarra, los dejó diseminarse y procuró a la humanidad lamentables preocupaciones.
Sólo allí quedó la esperanza, aprisionada entre infrangibles muros, bajo los bordes de la jarra, sin poder volar hacia la puerta. Pues antes, por voluntad de Zeus, portador de la Egida y amontonador de nubes, cayó la tapa de la jarra.
Y he aquí que mil diversas amarguras deambulan entre los humanos. Repleta de males está la tierra y repleto está el mar. Las enfermedades, ya de día, ya de noche, van y viene a su capricho sobre los hombres, puesto que el providente Zeus les negó el habla, penas a los mortales. De esta manera no es posible en ninguna parte escapar a la voluntad de Zeus.

 

TRABAJOS Y DÍAS. HESIODO.


1 Excaso2 Mejorable3 Me ha gustado4 Muy Bueno5 Excelente (votos: 4 · puntuación: 3.00)
aun no has votado ¿aún no has votado?
Loading...Loading...

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Este post fue publicado - 15 February, 2008 - 02:26 y se encuentra en la categoria de Leyendas . Puedes seguir cualquier respuesta a este post a través del RSS 2.0 feed. Puedes dejar una respuesta, or comentario desde tu propio sitio.

Deja un comentario.

Nombre (*)
Mail (no será publicado) (*)
URI
Comentario