25
Feb

Caperucita Roja

   Escrito por: Susurros   en Cuentos

Había una vez una niña a la que todos llamaban caperucita roja, pues tenía por costumbre llevar una caperuza de este color que le había regalado su abuelita. Vivía en una casa en el bosque con su madre.
Un día ésta le pidió que fuera a ver a su abuelita que estaba enferma y le puso en una cesta unas tortas y miel para que se las llevara, advirtiéndola de que no hablara con desconocidos.
Caperucita salió enseguida, pues su abuela vivía bastante lejos al otro lado del bosque. Estando en el camino se encontró con un lobo hambriento que le dijo:
-Hola, ¿Cómo te llamas? ¿Dónde vas tú sola por el bosque?
Caperucita, olvidando la advertencia de su madre, le contestó muy tranquila:
-Hola, me llamo caperucita roja, voy a ver a mi abuelita y a llevarle unas tortas y un tarro de miel.
-¿Y vive muy lejos? -le preguntó el lobo
-Vive bastante lejos, al otro lado del rio junto al viejo molino-contesto caperucita.
-Yo conozco un atajo para llegar dijo el lobo indicándole el camino.
-Muchas gracias, así llegaré mucho antes a casa de mi abuelita.
El lobo, que lo que realmente quería era comerse a caperucita y a su abuela, la había engañado mandándola por un camino más largo, cogiendo él el atajo. Caperucita se entretuvo por el camino cogiendo un ramillete de flores y unas moras pues pensó que esto haría muy feliz a su abuela.
No tardó mucho el lobo en llegar a casa de la abuelita, pues había ido todo el camino corriendo.
– Toc, toc -llamó a la puerta el lobo.
-¿Quién es?- Preguntó la abuelita.
-Soy yo caperucita roja- dijo el lobo imitando la voz de la niña.
-Pasa cariño, la puerta está abierta- dijo la abuela que estaba metida en la cama, con un tremendo catarro.
El lobo empujó la puerta y se abalanzó sobre la pobre abuelita comiéndosela en un periquete. Se puso el gorrito de dormir que llevaba la abuela y se metió en la cama a esperar que llegara caperucita, pensando en el festín que se iba a dar. Pasado un buen rato caperucita llamó a la puerta.
– Toc, toc
-¿Quién es?- dijo el lobo poniendo la voz de la abuelita.
-Soy yo caperucita- dijo la niña pensando que su abuela debía estar muy acatarrada pues tenía la voz muy ronca.
-Pasa cariño, la puerta está abierta.
La niña entró y se acercó a la cama de la abuelita. Se extrañó porque la vio muy cambiada.
-Abuelita, abuelita ¡Qué ojos tan grandes tienes!
-Son para verte mejor- dijo el lobo imitando la voz de la abuela.
-Abuelita, abuelita ¡Qué orejas tan grandes tienes!
-Son para oírte mejor-Contestó el lobo.
-Abuelita, abuelita que boca tan grande tienes.
-¡¡Es para comerte mejor!!- gritó mientras se abalanzaba sobre caperucita y la devoraba rápidamente.
Un cazador que pasaba por allí oyó los gritos de caperucita y se asomó a la ventana, vio como el lobo devoraba a caperucita y se metía en la cama a echarse una siesta.
El cazador esperó a que el lobo se durmiera, entró sin hacer ruido en la casa, sacó su cuchillo y rajó la barriga del lobo. Caperucita y su abuelita salieron sanas y salvas aunque muy asustadas. Después entre los tres llenaron la barriga del lobo de piedras, se la cosieron y se metieron en el armario a esperar a que el lobo se despertase.
Pasadas un par de horas el lobo se despertó sediento, fue al rio que había al lado de la casa y se inclinó para beber, pero el peso de las piedras lo hizo caer al agua. Nadie ha vuelto a saber nada de él.
Caperucita le dio las gracias al cazador por haberlas salvado y le dijo que había aprendido la lección: no hablar con desconocidos y no hacer caso de lo que le dijeran.


1 Excaso2 Mejorable3 Me ha gustado4 Muy Bueno5 Excelente (votos: 1 · puntuación: 3.00)
aun no has votado ¿aún no has votado?
Loading...Loading...

Tags: , , , ,

Este post fue publicado - 25 February, 2008 - 22:50 y se encuentra en la categoria de Cuentos . Puedes seguir cualquier respuesta a este post a través del RSS 2.0 feed. Puedes dejar una respuesta, or comentario desde tu propio sitio.

Deja un comentario.

Nombre (*)
Mail (no será publicado) (*)
URI
Comentario